Se aprueban los textos refundidos del Estatuto de los Trabajadores y de la Ley de Empleo

Se aprueban los textos refundidos del Estatuto de los Trabajadores y de la Ley de Empleo

El Consejo de Ministros ha aprobado dos Reales Decretos Legislativos por los que se aprueban los textos refundidos de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y de la Ley de Empleo. Estos textos refundidos pretenden facilitar a los trabajadores el ejercicio de sus derechos, y a los operadores económicos, el desarrollo de su actividad; agrupando la normativa dispersa en un solo texto.

Desde el Ministerio de Empleo y Seguridad Social se hace hincapié en que los dos textos refundidos ‘garantizan una mayor seguridad jurídica, facilitando su manejo y aplicación a trabajadores y operadores económicos y dotando de certeza al derecho vigente. Asimismo, ofrecen mayor transparencia, al permitir integrar buena parte del ordenamiento laboral en estas normas’.

Ambos textos, junto con el de la Ley General de Seguridad Social –que será aprobado próximamente-, se encuadran en el proyecto emprendido por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social de facilitar a todos los ciudadanos el cumplimiento de los requisitos administrativos propios del ámbito laboral y de la Seguridad Social. Así:

-Se simplificaron los modelos de contrato, pasando de 42 a 4.

-Se crearon herramientas para facilitar la contratación (“contrata en 5 pasos”).

-Se hizo más sencilla la presentación de liquidaciones a la Seguridad Social por parte de las empresas mediante el denominado “sistema de liquidación directa”.

Con estos textos refundidos, el Gobierno cumple también con el compromiso asumido en el Proyecto de Reforma de las Administraciones Públicas (CORA) a través de la Ley 20/2014.

Texto refundido del Estatuto de los Trabajadores

El Estatuto de los Trabajadores fue aprobado en marzo de 1980 y se refundió por primera vez en el año 1995, texto refundido actualmente vigente. En estos 20 años que han transcurrido desde 1995, el Estatuto de los Trabajadores ha sido modificado, con mayor o menor intensidad, en más de 50 ocasiones. Este elevado número de modificaciones hacía necesario realizar un nuevo texto refundido que no implica un nuevo régimen jurídico ni novedades sustantivas en la materia.

Los objetivos de la refundición son realizar una actualización del texto refundido de 1995, en la técnica normativa y en lo relativo al lenguaje, que se moderniza y se unifica, pues las modificaciones directas del texto de 1995 habían provocado y acentuado ciertas discordancias; aclarar y reordenar diversos artículos; e integrar las diversas normas legales que han ido modificando el Estatuto.

Dentro de las normas a integrar destacan:

-La Reforma Laboral de 2012, reforma por y para el empleo que apostó por la flexibilidad interna en las relaciones laborales, eliminó la autorización administrativa previa en los despidos colectivos, fijó la prioridad aplicativa de los convenios de empresa y limitó a 1 año la ultraactividad de los convenios colectivos.

-El Real Decreto-Ley 11/2013, de 2 de agosto, que modificó la regulación de las comisiones negociadoras en representación de los trabajadores en los periodos de consulta en los despidos colectivos y en las medidas de flexibilidad interna.

-El Real Decreto-Ley 16/2013, que reformó el contrato a tiempo parcial.

El proyecto de texto refundido del Estatuto de los Trabajadores mantiene íntegramente la estructura y el número de artículos actuales, 92, pero no así las disposiciones de la parte final, que se reestructuran por completo, al suprimirse buena parte de las mismas.

Texto refundido de la Ley de Empleo

Este texto refundido tampoco supone cambios de orden sustantivo manteniéndose en la Ley de Empleo las políticas activas de empleo como verdaderas herramientas de activación frente al desempleo y el Sistema Nacional de Empleo, como un conjunto de estructuras, medidas y acciones necesarias para promover y desarrollar la política de empleo.

Algunos ejemplos de esta armonización normativa son:

-Se adaptan las referencias normativas a la denominación actual de la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales, nombre atribuido por el Real Decreto-ley 3/2011.

-Se prevé expresamente la novedad introducida por la Reforma Laboral en materia de políticas activas, en el sentido de realizarse una evaluación continuada de las mismas para dotar de mayor transparencia al sistema.

-Recoge la terminología implantada por la Ley que regula el  Sistema de Formación Profesional para el Empleo en el ámbito laboral, desapareciendo la referencia a “la formación ocupacional y continua” y sustituyendo la misma por el término más amplio de “formación profesional para el empleo en el ámbito laboral”.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *