Durante el año 2015, en las vías interurbanas se han producido 1.018 accidentes mortales (un 3% más) en los que han fallecidos 1.126  personas (un 1% menos) y 4.843 han necesitado hospitalización (reducción del 2%) como consecuencia de las heridas sufridas. Hay que destacar el elevado número de fallecidos en carreteras convencionales, así como el de usuarios que iban en moto y ciclomotor. Además, durante el año 2015 se han contabilizado 17 días en que no se ha producido ninguna víctima mortal como consecuencia de los accidentes ocurridos en vías interurbanas.  En 2014 hubo 34 días.

Según datos del Ministerio del Interior, a 24 horas y en vías interurbanas, la accidentalidad en carretera desciende por duodécimo año consecutivo, descenso que se refleja en el promedio diario de víctimas mortales, que ha pasado de los 11,6 muertos diarios en carretera en 2.000 a  los 3,1 fallecidos diarios en 2.015.

En lo que respecta a las características de la siniestralidad, señalar que el 79% de los fallecidos son hombres. Por edades, el mayor porcentaje de fallecidos se acumula en el grupo de edad de 35 a 44 años, con 211 fallecidos, un 19% del total, seguido del grupo de 45 a 54 años con 184 fallecidos, un 16% del total. Las víctimas mortales niños (hasta 14 años) han sido 20, 4 menos que en 2014. Los mayores de 65 años, con 255 fallecidos de ese grupo de edad, han supuesto el 22% del total.

Por Comunidades Autónomas, el descenso de víctimas mortales ha sido desigual en todo el territorio estatal. Destacan los aumentos de Cataluña con 32 fallecidos más comparados con 2014, los +28 de Castilla y León y los +21 del País Vasco.

Por tipo de vía, las carreteras convencionales siguen siendo las vías donde ocurren el mayor número de accidentes de tráfico. En 2015  ocho de cada diez fallecidos tuvo lugar en accidentes de tráfico ocurridos en este tipo de vías. Concretamente el año pasado fallecieron en estas vías 913 personas, lo que supone un aumento de 45 fallecidos más, el 5% respecto a 2014.

Continúa la mejora de la seguridad vial en las vías de gran capacidad. Los  fallecidos en autopista y autovía han sido 213, 51 fallecidos menos que en 2014

Por tipo de accidente, el 81% de los fallecidos en vías interurbanas ocurren en carreteras convencionales. En ese tipo de vía el porcentaje mayor de fallecidos, el 40%, se debió a accidentes en los que el vehículo se salió de la vía, mientras que un 24% se debió a colisiones frontales. En las vías de gran capacidad, el 41% de los fallecidos suceden por salida de la vía del vehículo.

En lo que respecta al tipo de usuario, los fallecidos en turismo (569) descienden un 4% respecto al año anterior (22 fallecidos menos), los usuarios de furgoneta fallecidos se reducen en 24 personas pasando de los 92 en 2014 a los 68 de 2015. También disminuyen los usuarios de bicicleta fallecidos, situándose en 42, seis menos que en 2014. Por el contrario,  aumentan los fallecidos en motocicleta y en ciclomotor. En 2015 fallecieron 219 usuarios de moto, 49 más que en 2014 y 28 de ciclomotor, 11 más que el año anterior.

Los peatones fallecidos también descienden de 114 a 113, lo mismo ocurre con los fallecidos en autobús, registrándose un único fallecido en este tipo de vehículo, respecto a los 23 que se registraron en 2014.

Por último, cabe señalar que el 22% de los conductores y pasajeros fallecidos en turismos y furgonetas en 2015 no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Aumenta el uso de dicho dispositivo de seguridad en turismos donde el número de fallecidos por no hacer uso del cinturón disminuye, 117 en 2015 frente a los 140 en 2014. En el caso de las furgonetas se mantiene respecto a 2014 el mismo número de personas que no llevaban el cinturón puesto en el momento del accidente (24).

De los 219 fallecidos en motocicleta, 9 no utilizaban casco en el momento del accidente. En el caso de los 28 fallecidos en ciclomotor, 4 no hacían tampoco uso del casco. En el caso de los ciclistas, de los 42 usuarios de bici fallecidos, 17 de ellos no utilizaban casco, pese a ser obligatorio en vías interurbanas.

De los 13 niños hasta 12 años fallecidos en turismo, 4 de ellos no utilizaban ningún accesorio de seguridad en el momento del accidente.