Seleccionar página

Saber cómo conducir de manera segura ante lluvia, viento, niebla o nieve puede evitar que suframos un accidente ante las inclemencias meteorológicas propias del otoño e del invierno.

La importancia de saber conducir de manera segura en otoño e invierno

Aunque este otoño está siendo atípico, y todavía no ha llovido a penas -lo que es bastante preocupante de cara al medio ambiente- estamos ya en pleno otoño y a partir de ahora podemos toparnos en cualquier momento con una situación ‘crítica’ en la carretera. Desde una tromba de agua inesperada, nieblas muy espesas -sobre todo a primeras horas de la mañana-, tormentas hasta las típicas nevadas invernales. 

Por ello compartimos un par de infografías con una serie de claves que consideramos importante difundir de cara a la prevención de accidentes.  

Inclemencias que afectan a la conducción

Las inclemencias meteorológicas que mayor peligro causan a la hora de conducir son la lluvia, la niebla, el viento fuerte, la nieve y el granizo, en este orden. Quizá te sorprenda el orden, pero tiene sentido: aunque la nieve, por ejemplo, pueda tener un peligro potencial mayor que la lluvia, los días de nieve son muchos menos que los de lluvia.

  • Conducir con lluvia: es importante encender las luces, mantener los cristales desempañados, aumentar la distancia de seguridad, reducir la velocidad, evitar movimientos bruscos como dar volantazos o frenar de golpe al acercarse a un charco, etc.

Conducir de manera segura -INFOGRAFIAS-FUNDTRAFIC-CONDUCIR CON CLIMATOLOGÍA ADVERSA-INVIERNO

  • Conducir con viento: es importante tratar de mantener la estabilidad en la conducción, sujetando el volante con fuerza, haciendo una ligera presión en el sentido contrario al viento, tener cuidado al adelantar camiones o salir de un túnel, y tomar como referencia de la intensidad del viento la vegetación o las banderas de viento, etc. 

Los siguientes consejos generales sirven para todas estas inclemencias: reducir la velocidad, aumentar la distancia de seguridad, revisar los neumáticos periódicamente,  evitar frenazos bruscos, llevar las luces encendidas, revisar los sistemas de ventilación para desempañar cristales y llevar cadenas por si acaso.

Conducir de manera segura -INFOGRAFIAS-FUNDTRAFIC-CONDUCIR CON CLIMATOLOGÍA ADVERSA-INVIERNO

  • Conducir con niebla: lo importante es hacerse ver, circulando con las luces correspondientes, por el lado derecho a baja velocidad, evitando los frenazos y parando el vehículo si es necesario para continuar la marcha con seguridad.
  • Conducir con nieve: una forma de evitar patinazos consiste en seguir las rodadas de otros vehículos, acelerar y frenar con suavidad, usar marchas largas, y como siempre, reducir la velocidad al tiempo que aumentamos la distancia de seguridad. 
CONOCE MÁS   Fomento presenta la campaña de vialidad invernal con una inversión de 65 millones de euros

 

¿NOS AYUDAS A CONCIENCIAR A MÁS PERSONAS?

¡COMPARTE!